El País Vasco y La Rioja, algo más que una Ruta Científica, Artística y Literaria (I)

Todo comenzó la noche del 8 de octubre, cuando parecía que nuestras “pequeñas” maletas no iban a caber en nuestro “pequeñísimo” autobús. Cargados de ilusión afrontábamos una larga noche en carretera hasta llegar a Zarautz, nuestro primer destino.

2016-10-09-11-35-14

En Zarautz pudimos contemplar una kilométrica playa que no huele a mar, curioso, además del inmenso restaurante que allí tiene Karlos Arguiñano, así como el bar Mármol Malecón, que nos costó varias vueltas por la playa poderlo encontrar.

El hotel Txiki Polit, estupendamente bien ubicado, nos iba a ofrecer muy gratos momentos. Allí conocimos a los que iban a ser nuestros compañeros de viaje durante una semana, los alumnos de primero de bachillerato del IES María Moliner, de Laguna de Duero, Valladolid. Con ellos comenzó nuestra andadura. Conocimos también a Elena Ramos y Vicky, nuestras dos monitoras, con quienes iniciamos algunas actividades para darnos a conocer.

DÍA 1. PASAIA – SAN SEBASTIÁN – ZARAUTZ

El lunes 10 de octubre conocimos cómo se reconstruye, a partir de restos y archivos, un ballenero del siglo XVI que había zarpado desde el puerto de Pasaia (Pasajes) rumbo a Canadá en busca de una vida mejor. Es curioso saber que hasta dejaban crecer a los robles y hayas con una determinada forma para poder construir barcos.

De ahí nos fuimos a San Sebastián. Una jornada intensísima en el Museo de Ciencias Eureka, donde la electricidad nos conectó a todos a través de un taller, además de poder apreciar distintas curiosidades:

Era ya la hora de comer. Esta vez nos tocó en el comedor de la Universidad del País Vasco. Y no estuvo mal, la verdad.

La tarde se avecinaba llena de sorpresas: coger el funicular para subir al Monte Igueldo y desde allí realizar un taller literario de los buenos: crear una historia repartida en diversos momentos que luego deben unirse. ¿Cómo no se me había ocurrido a mi?

Al bajar disfrutamos de las vistas en el Peine de los Vientos, donde voló algo más que el viento. Atravesamos la conocidísima y emblemática Playa de la Concha y disfrutamos de la gastronomía del lugar.

Como podéis apreciar, a nuestro grupo le gusta mucho posar.

Nuestra segunda noche en Zarautz pudimos cumplir uno de nuestros deseos: salir, aunque solo fuese un rato, de marcha, además de entregar la supercamiseta que Roberto Linde nos había diseñado para dejar patente nuestro paso por esta Ruta.

2016-10-06-19-36-42

Y así damos por finalizado este primer día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s